Soñando un poco

Esta mañana estaba paseando por Internet. Visité las páginas habituales como el correo, Facebook y Twitter. Después decidí deleitar mis ojos viendo fotografías de National Geographic.

Y, de verdad, que se pueden pasar horas como si nada admirando éstas imágenes. Qué espectáculo, qué paisajes tan increíbles. Realmente que provoca conocerlos todos y cada uno con cámara en mano y registrar experiencias y parajes espectaculares.

Así que, por allí se fue la imaginación ¿Qué se sentiría ser fotógrafo, nada más y nada menos que para National Geographic? Tener la oportunidad de viajar alrededor del mundo registrando en imágenes los paisajes más asombrosos del mundo tiene que ser la forma de vida ideal.

Y, divirtiéndome un poco, soñando más, me tomé la libertad de hacer este pequeño montaje! Espero que les guste!

mynatgeocovereSPA

Mi propia portada de National Geographic

Y, aunque suene extremadamente cliché, soñar no cuesta nada 🙂

Anuncios

Excursiones Fotográficas

Desde que llegué a Barcelona, como mencioné en Mi Primera Entrada, mi vida, de rutina, ha tenido poco. Sin embargo, las expediciones de fin de semana se están convirtiendo en una deliciosa costumbre.

Ya he tenido la oportunidad de conocer diferentes pueblos y playas alejados del centro de la ciudad. Y, además de ser extremadamente divertidos, estos viajes me han dado la oportunidad de fotografiar paisajes asombrosos.

Por ello, decidí compartir algunas de las fotografías que he tomado durante estas excursiones.

Flor y Mar

Tomé esta fotografía en Sitges, una pequeña y muy hermosa localidad costera al sur de Barcelona. Me encantó el contraste entre la pequeña y brillante flor, sobre el inmenso y azul mar.

Mi segundo destino fue la ciudad de Tarragona. Ubicada también al sur de Barcelona, entre sus playas y rico contenido histórico, se convierte en un objetivo turístico por excelencia.

Trinitarias

La forma en que el sol se colaba entre las ramas de la frondosa tinitaria era espectacular. La brisa, los colores y la iluminación, transmitían un sentimiento de calma incomparable.

 

Anfiteatro HDR

Esta imagen del anfiteatro es un HDR. Decidí tomarla con esta técnica, pretendiendo que el resultado fuera lo más fiel posible a la realidad. Creo que lo logré.

 

Luego de visitar tantas playas, le tocaba el turno a la montaña. Mi tercer destino, Rupit, fue el escogido.

Rupit HDR

Con este espectacular cuadro me recibió el pueblo. Estructuras completamente construidas en piedras, un puente colgante, un río y flores en todos los balcones Rupit solo nos pueden hacer sentir como si viajamos al pasado y formamos parte de una maravillosa historia. 

Rupit Balconies

Bugs

Los insectos también tienen su protagonismo en esta historia.

Macro Flower

En el camino que lleva hacia la ermita de Santa Magdalena, está adornado con la variedad de flores silvestres más colorida que he visto en mucho tiempo.

Wild Yellow Flower River Rupit

Este mismo día, la aventura finalizó en el pueblo de Besalú. Solo les contaré con estas imágenes.

Puente Besalú Pescando en Besalú

Y para terminar esta recopilación de fotografías y experiencias, comparto la última excursión que hice. 

Tibidabo

Subir a pie al Tibidabo es excelente. Mi experiencia me dice que, de tener la oportunidad de visitar este paraje, la mejor opción es hacerlo caminando. La posibilidad de camuflajearse en la naturaleza estando tan cerca de la ciudad, es única.

HDR Carro abandonado Acercándose Torre Collserola

Siempre lleven su cámara a donde vayan. Que todas sus fotos tengan un punto de interés. No se apresuren, tómense su tiempo para presionar el obturador. Y, sobre todo, disfruten.

Calurosa Apatía

20130721_112424

La apatía de un día caluroso es única. Con la sensación de que el cuerpo y la mente se mueven en cámara lenta, a nuestro completo pesar, se puede convertir en una completa agonía cumplir con la más simple de las tareas…

En días como éste el calor parece brotar de todo… la humedad se roba el oxígeno y hasta al viento le da flojera soplar…

Nos cae encima el peso monumental de un sopor que solo nos puede recordar a la vida en Macondo y nos rendimos a un estado en el que, entre la desesperación y la frustración, la mente se niega a pensar y el cuerpo refuta, acaloradamente, todas las órdenes de ponerse en movimiento…

¿Resultado? Quedamos a merced de la temperatura, flotando en un limbo húmedo y pegajoso, con la mente en blanco preguntándonos cómo lograremos ponernos en marcha otra vez.

Las extremidades se aflojan… se mezclan con la pesadez del aire… los párpados se rinden, los pensamientos se enredan… y los 40 grados ganan la batalla.

Noche de música, brisa y luna

Luna

Estoy aquí sentada… bueno, sí… acostada, con mi inseparable compañera, mi cámara, algo de música y la brisa que entra por la ventana, esperando a que la Luna se asome entre las nubes y me dé permiso para fotografiarla por lo menos una vez.

Un perro ladra a lo lejos y todo se mezcla con la voz de Hollie Cavanagh cantando un cover de Bleeding Love desde mi Ipod.

Mientras tanto, la Luna se burla de mí haciéndome creer que me honrará con su presencia. Yo, me dejo burlar. Cierro los ojos, recibo la poca brisa que tímidamente entra por mi ventana abierta de par en par, y sigo escuchando.

Espío nuevamente el cielo y mis ojos me muestran la evidencia de que han ganado las nubes. La Luna decidió prescindir de mi compañía y del lente de mi cámara. Hoy no habrá fotos de la Luna. Solo de su rastro de luz colándose entre las nubes burlándose de mí.

Música, brisa y luz de luna.

Momentos de calma profunda como este no son comunes. Hay que aprovecharlos antes de que se nos escapen… como la Luna se me ha escapado hoy.

Mirar para Conocer

Foto ensayo

“Una imagen vale más que mil palabras”. Puede que no exista en el mundo frase más reciclada y cliché que esta. Tanto es así, que si deseamos informarnos sobre la famosa oración en Google, no tardará éste en interrumpirnos, auto completando nuestras intenciones de búsqueda antes de que nos dé tiempo de escribir imagen.

Sin embargo, su superlativa condición de común y corriente, no le desmerece estimación. Si esta frase se ha hecho tan popular es por una razón, porque es cierta. Su procedencia tiene fundamentos basados en la experiencia.

Sin desprestigiar la exquisitez de la escritura, es imperativo reconocer que el potencial de expresión y comunicación que ofrece una imagen es extraordinaria. Hace posible manifestarse, experimentar, conocer y aprender.

¿Un ejemplo perfecto? El foto ensayo. Esta modalidad está diseñada para contar una historia a través de imágenes organizadas en una secuencia premeditada cronológicamente.

Con un foto ensayo es posible conocer a una persona, visitar una nueva ciudad o participar en una protesta al otro lado del mundo. Solo hay que tener en cuenta que, para lograr estas experiencias, es necesario dedicarse de lleno y con sinceridad a nuestro trabajo.

No bastará con ser espectadores lejanos. Será necesario el compromiso, dedicación con tiempo, paciencia y un objetivo claro. Debemos hallar el balance entre ser participes y observadores. Debemos estar presentes y crear un vínculo con nuestro sujeto sin alterar el orden natural de los acontecimientos.

Con estos consejos y reflexiones en mente, quisiera compartir, a modo de ejemplo, el último foto ensayo que realicé. Se titula Mi Abuela. Los invito a conocerla a través de fotografías, porque “una imagen vale más que mil palabras”.

Dejo por aquí un par de fotos y para ver el trabajo completo pueden hacerlo a través del siguiente link: http://www.flickr.com/photos/69865553@N05/sets/72157633484736063/

Miradas Especiales

LaundryDay

“Ver lo extraordinario en lo ordinario”

Quizás esta frase sea más fácil de digerir en papel que en la práctica. Sin embargo, creo que no es tan utópica como parece. Les cuento porqué, y esto me lo ha enseñado la fotografía.

Todos hemos sufrido del famoso “bloqueo” . Nos quedamos pasmados y seguimos intentando lo mismo que veníamos haciendo esperando obtener resultados diferentes, o miramos al vacío esperando algún tipo de musa nos saque de nuestra parálisis mental.

No nos damos cuenta de que lo que necesitamos es  un enfoque diferente; un poco de aire fresco, si se quiere. Y aquí es donde lo ordinario puede salvarnos la vida. Sólo con cambiar un poco el punto de vista podemos crear algo maravilloso.

Mira desde otro ángulo, salta, agáchate, súbete a una silla, dale la vuelta, busca una asociación inusual y escapa de los lugares comunes.

En fotografía se suele aconsejar salir de casa, explorar, ir más allá de nuestras cuatro paredes. Sin embargo, recomiendo todo lo contrario. Quédate en casa y, como ejercicio, toma lo que se haga más común a tus ojos y fotografíalo de una forma diferente.

Muchas de las mejores campañas publicitarias se han valido de esta práctica, muy efectivamente, para dar un enfoque original a sus comunicaciones y destacarse del montón.

BTL

Entrena tus ojos y tu mente para ver la singularidad de las cosas y aprovechar su esencia al máximo. Aplícalo enteramente a tu vida. A tu trabajo, a tus hobbies, a tus problemas y encuentra lo extraordinario en lo ordinario.

Tres Meses, 500 fotografías, mil experiencias

Jugando con Burbujas

7.492 kilómetros. Sí, esa es la distancia exacta que recorrí antes de cambiar mi vida por completo. Siete mil cuatrocientos noventa y dos kilómetros. Esa es la distancia que hay desde Caracas, Venezuela y Barcelona, España. Esto, estrictamente, en términos geográficos, por supuesto.

Con una maleta en cada brazo, un bolso al hombro y mi otra mitad a mi lado, llegué, el 6 de abril de 2013 a Barcelona. Desde ese paradójico día no me alcanza la memoria ni el rollo de la cámara para documentar todo lo que he vivido.

Y es que, desde que estoy aquí, realmente la palabra rutina no tiene ningún significado para mí. Cada día que ha seguido al susodicho 6 de abril es completamente nuevo y diferente. Esto, en cuanto a la fotografía se refiere, es como un sueño hecho realidad.

Mi cámara jamás había tenido la oportunidad de ver tantas cosas. En estos noventa días se ha liberado de las cuatro paredes entre las que, monótonamente, vivía encerrada por motivos ajenos a su voluntad y está experimentando, junto a mí, un mundo de nuevas imágenes.

Aquí, en el viejo continente, mi cámara y yo somos compañeros inseparables. Vamos a juntos a todas partes. Y así es como debería ser para cualquier amante de la fotografía. Así, es la única forma de no perder momentos y experiencias únicas.

Gracias a esta libertad adquirida para ambas, he tenido la oportunidad de registrar imágenes increíbles. Esta vida nueva ha abierto mis ojos y el lente de mi cámara, enseñándome que para tomar buenas fotografías son fundamentales la ingenuidad y la práctica.

Como dicen el viejo dicho la práctica hace al maestro. Pero nunca, nunca debemos desechar la pureza que un espíritu conmovido por la novedad puede hacer por nosotros.

Mi Primera Entrada

Ok. Así que ésta es mi primera entrada en el mundo bloggero. Tengo que admitir que tengo mucho tiempo queriendo/pensando comenzar un blog pero no lo había hecho porque, sinceramente, no podía decidir sobre qué escribir.

Mi primer enfoque fue escribir sobre experiencias personales, pero luego de que la idea rondara por algún tiempo, prescindí de ella. ¿Por qué? Pues porque decidí que no quiero hacer de mi blog un diario personal sin más.

Noté que mi intención con la creación de un blog no era solamente poder expresarme escribiendo, cosa que extraño mucho de mi días universitarios. No, con mi blog también quiero tener la posibilidad de compartir conocimientos y experiencias que puedan serles de utilidad a otras personas.

Entonces, ¿sobre qué escribir en un blog?

Pues, como resultado de la indagación en mi propia mente y mis motivaciones, recordé una frase que escuché en una película

“para escribir bien debes escribir sobre lo que sabes”

No pudiera estar más de acuerdo. Así que eso es lo que haré, escribiré sobre lo que sé. Escribiré sobre mi, sobre mis conocimientos y sobre mis experiencias conjugando todo bajo el mismo verbo: compartir.

Así, con humildes intenciones pretendo que mi blog sea la proporción áurea entre lo personal y lo profesional invocando a quien tenga magno interés por el mundo del mercadeo, afición vehemente por la fotografía y pasión por los placeres culinarios.

Bienvenidos sean todos!