Calurosa Apatía

20130721_112424

La apatía de un día caluroso es única. Con la sensación de que el cuerpo y la mente se mueven en cámara lenta, a nuestro completo pesar, se puede convertir en una completa agonía cumplir con la más simple de las tareas…

En días como éste el calor parece brotar de todo… la humedad se roba el oxígeno y hasta al viento le da flojera soplar…

Nos cae encima el peso monumental de un sopor que solo nos puede recordar a la vida en Macondo y nos rendimos a un estado en el que, entre la desesperación y la frustración, la mente se niega a pensar y el cuerpo refuta, acaloradamente, todas las órdenes de ponerse en movimiento…

¿Resultado? Quedamos a merced de la temperatura, flotando en un limbo húmedo y pegajoso, con la mente en blanco preguntándonos cómo lograremos ponernos en marcha otra vez.

Las extremidades se aflojan… se mezclan con la pesadez del aire… los párpados se rinden, los pensamientos se enredan… y los 40 grados ganan la batalla.

Anuncios

Un comentario en “Calurosa Apatía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s