Lomografía

Cuando tomé la decisión de entrar en el mundo de la fotografía, sólo tenía una cámara compacta de color rosa que no funcionaba. El foco estaba dañado y las fotos eran un desastre. Así que, lo primero que tenía que hacer era comprar una cámara nueva. Por supuesto, digital era la única opción ya que el curso que estaba a punto de comenzar se llamaba Digital 1… ¿necesito decir más ?

Por lo tanto, mi primer acercamiento real a este mundo fue con la fotografía digital. Sin embargo, la analógica siempre tuvo un lugar en un rincón de mi mente. Recuerdo la vieja cámara de mi papá que me acechaba cada vez que le pasaba por enfrente en ese pasillo de mi casa, mirándome, retándome a internarlo. No sé exactamente por qué, pero me le tenía miedo a fotografiar con película.

Cámara Lomográfica

Sin embargo, ese miedo ya es cosa del pasado y ahora sólo se siento amor y emoción extrema por la fotografía analógica. El año pasado vine a Barcelona durante mis vacaciones y mi hermano me llevó a una tienda de cámaras lomográficas, y me encantaron. Había muestras de cómo resultaban las fotos con estas cámaras y fue una fiesta para mis ojos. Tenía, sólo tenía que probar esta técnica. Así que me compré mi propia cámara lomo. Una perfecta, hermosa Diana F +, y comencé a disparar.

¿Y qué mejor lugar para empezar que la hermosa ciudad de Barcelona? Estas son algunas de mis primeras fotos lomo .

Probarlo una vez fue suficiente para que me encantara. Fotografiar sin medidas de exposición, sin cálculos de velocidad de obturación, sólo con mi propio conocimiento y el instinto, es una experiencia increíble. Además, la intriga de no saber cómo resultarán las fotos hasta que se revele el rollo es muy emocionante. Y hay algo muy especial sobre las cámaras lomográficas. Los colores de las imágenes, el estilo y la mecánica de la cámara, todo hacen que utilizarlas sea una experiencia única.

070604

Me encanta hacer dobles exposiciones y combinar diferentes colores de flash!

La cámara de mi papá ya no me acecha. Ya no le tengo miedo al analógico! Les recomiendo a todos los que aman la fotografía y les gusta probar cosas nuevas y emocionantes, fotografiar en analógico si aún no lo han probado. De seguro que no se arrepentirán. Y si lo hacen, espero que les guste tanto como a mí.

Anuncios

Mucho más que una canción

Como he mencionado en entradas anteriores, recientemente me mudé a Barcelona, España, después de haber vivido toda mi vida en mi ciudad natal, Caracas, Venezuela. Hacer un cambio como este no es fácil. Decidir mudarse lejos del lugar que te vio crecer, lejos de tu familia y tus amigos es muy difícil. Sin embargo, como dicen “el cambio es bueno” y, dado a eventos recientes me encuentro prestando más atención a frases como “el que no arriesga no gana”, “es mejor tratar que no intentarlo y nunca saber qué pudo ser”.

Así que aquí estoy, intentándolo! Y el Reto de Escritura Semanal de WordPress me viene perfecto, ya que he estado pensando mucho en compartir una canción que me ha inspirado y ayudado a lo largo de esta experiencia. Hablo acerca de la canción de Phillip Phillips “Home”.

Recuerdo que la primera vez que escuché esta canción fue unos minutos después de que despegara el avión cuando mi esposo y yo nos estábamos yendo de Venezuela. Me hizo sonreír. Me sentí inspirada, emocionada y tuve un sentimiento de que habíamos tomado la decisión correcta. Sentí que la letra me hablaba directamente a mi. De alguna forma creo que estaba destinado que escuchara esta canción por primera vez cuando lo hice.

Hace siete meses de eso y he pasado por mucho. Podrá sonar muy cliché, pero ha sido como una montaña rusa de emociones. He conocido personas geniales, he visitado lugares increíbles, llorado desconsoladamente, he reído hasta que me duelan las mejillas y tomado más fotos de las que podía imaginar…

Todos los días intento hacer de este lugar, mi hogar. Así sea añadiendo nuevos detalles a nuestro apartamento, aprendiendo sobre la cultura de Barcelona o conociendo más personas  y lugares. Tenemos una planta de albahaca, una de fresa y una de sábila en nuestro balcón. Una orquídea morada en la sala, mis peluches favoritos de cuando era pequeña, un imán de los Rolling Stones en la nevera y seis copas de vino para invitados.

Cuando mi voluntad flaquea escucho en mi mente las palabras  “no prestes atención a los demonios que te llenan de miedo, los problemas podrán traerte abajo, pero si te pierdes siempre te podrás encontrar” y recuerdo cómo me sentí en ese avión cuando escuché esta canción por primera vez.

Mi modelo favorita

Desde que empecé a practicar la fotografía he tenido una modelo que me ha acompañado en todas las asignaciones, tareas y proyectos. Ella siempre está dispuesta a ser fotografiada. Posa con calma y elegancia. Participa de la forma más positiva y tiene la paciencia más grande del mundo mientras yo prueba con mil exposiciones y todos los ángulos que se me puedan ocurrir. Mi modelo favorita es mi abuela.

IMG_2542

 

Mi abuela tiene 85 y tiene una vitalidad increíble. Todos los días se arregla el cabello y es inconcebible salir sin maquillaje y sin arreglarse. No he conocido a nadie que se vista con tanta elegancia como ella y siempre es objetivo de halagos y piropos cuando sale a pasear. Le encanta leer, tomar una copa de vez en cuando, puede pasar horas hablando con un completo desconocido y si hay una fiesta ella es la bailarina principal.

Y, además, es una modelo genial. Recuerdo que en el primer curso de fotografía que hice, como entrega final la asignación era hacer un foto ensayo y lo hice sobre mi abuela. Desde entonces, cada vez que tengo la oportunidad la retrato. A continuación les dejo algunas de las muchas imágenes que le he hecho.

Y como si no fuera suficiente a mi abuela le encanta ser mi modelo. Fotografiarla en estudio o en su día a día es genial. Espero que pronto pueda tener la oportunidad de hacerle más fotos.

Fotografía: Mafe Roig / Edición: Adolfo Roig