¿Cómo comencé con la fotografía?

Así como muchas de las cosas buenas de la vida, mi historia con la fotografía comenzó en la playa.

Mafe Roig Photography

Fue un fin de semana, aún en Venezuela, en el 2011. Estábamos en la playa de Río Chico, no recuerdo de qué estábamos hablando, ni cómo surgió la conversación, pero recuerdo el momento exacto en que dije: a mi siempre me ha llamado la atención la fotografía, debería hacer un curso o algo. Mi mamá me dijo que le parecía buena idea, que “por qué no” y quedó decidido.

A penas regresamos a Caracas comencé a buscar información en Internet y recordé haber escuchado del Taller de Fotografía Roberto Mata. Llamé y justo había un curso, Digital 1, a punto de comenzar. Pagamos la inscripción y listo… solo me faltaba la cámara D=.

Recuerdo que mi mamá y yo fuimos a un centro comercial el día ANTES de comenzar el curso a buscar una cámara. Entramos a varias tiendas y por fin encontramos una que se pintaba bien. Era una Canon Rebel XS con un lente 18-55, 3.5f. Perfecta para principiantes. No sabía ni siquiera prenderla y recuerdo que el chico de la tienda comenzó a explicarme funciones de la cámara y yo no tenía ni idea de lo que me decía.

Al día siguiente fui a mi primera clase.

Mafe Roig Photography

Esta es una foto de mi primera tarea. Incluía varias cosas, entre ellas, la imagen de un “bodegón”. La tomé en la cocina de mi casa. Para el momento me pareció que estaba genial, ahora veo varios detalles que me molestan un poco, pero la verdad es que para ser una de mis primeras fotos, no está nada mal!

Desde el primer momento, amé la fotografía. La fotografía me hace feliz, cuando hago fotos, cuando las revelo, las edito, me siento bien, me siento feliz y eso vale oro. Ojalá tú que estás leyendo también tengas algo en tu vida que te haga tan feliz como la fotografía a mi. Y si aún no lo tienes, sigue buscando que seguro lo encontrarás.

c:

 

Anuncios

Viaje a Sevilla

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de hacer un viaje cortito, pero estupendo, a Sevilla con mis papás.

Sevilla Mafe Roig Photography

Nunca había ido antes y tampoco había escuchado mucho sobre Sevilla, así que no sabía qué esperar. No sé si fue eso (el ir sin expectativas) o simplemente que Sevilla es hermoso y ya. Sin más explicaciones.

El centro histórico de Sevilla parece sacado de un cuento ilustrado. Flores blancas, rosas, árboles lilas, edificios vestidos con cerámicas de colores, músicos y lectores apostados a la orilla del río Guadalquivir pintan un paisaje de ensueño.

La verdad es que me di un gusto haciendo fotos de Sevilla. A pesar de que estuvo bastante nublado la mayor parte del tiempo, al final creo que eso le dio un gustito especial a mis fotos. Además, nos vino bastante bien porque de hacer sol, no habríamos podido pasear tanto como lo hicimos.

Sevilla Mafe Roig Photography

Caminamos todo lo que pudimos y todo lo que nos aguantaron los pies. Visitamos los lugares obligatorios: La Giralda, La Catedral, Plaza España y todas las callecitas llenas de restaurantes y de tienditas de cerámica que los comunican.

Definitvamente creo que le tomé un cariño especial a Sevilla (algo que no esperaba que pasara). Este viaje me dejó con ganas de viajar más, de conocer más, de perderme en rincones nuevos y pasar horas leyendo la historia de los lugares que visite.

Mi lugar favorito de Sevilla fue el Parque de María Luisa donde está Plaza España. Me gustó tanto, que le voy a dedicar una entrada completa a él solito. Por ahora les dejo una galería con algunas de las fotos que hice este viaje.

Espero que les gusten.