Consejos para fotógrafos principiantes

 

1.No prestes tanta atención al equipo

Creo que este es el error número 1 y más común que cometen las personas al comenzar en el mundo de la fotografía. Piensan que tienen que tener la mejor cámara con los mejores lentes y eso es un error. Recuerdo que en mi primera clase de fotografía la profesora habló de este tema. Dijo que a ella le causaba mucha gracia cómo veía a alumnos del primer curso con cámaras y objetivos incluso mejores que los de ella. Aún cuando estaban comenzando y ni siquiera sabían si iban a continuar. No sabían si de verdad les iba a gustar la fotografía a largo plazo y se gastaban un montón de dinero en equipos que ni siquiera sabían usar.

Así que mi primer consejo es que no te enfoques en tener la mejor cámara, la más cara y con los lentes más nuevos del mercado. Concéntrate en lo que verdaderamente importa: en aprender y en practicar. A medida que vayas avanzando te irás dando cuenta de qué equipos necesitas de acuerdo a TU estilo de fotografía y a tus necesidades específicas. Porque no es lo mismo, por ejemplo, el equipo de un fotógrafo de paisajes, que al equipo de un fotógrafo de retratos o a uno de moda. Cada uno tiene requerimientos diferentes y eso no lo sabrás hasta que hayas avanzado.

2.¡¡¡Agarra bien la cámara!!!

Esto es algo extremadamente importante y la mayoría de las personas lo pasa por algo porque lo veo en la calle. Y esto en realidad no va exclusivamente dirigido a principiantes, sino a todo tipo de fotógrafo. Solo que es un hábito que es más fácil tomar al inicio que corregirlo años después de sostener mal la cámara. Tu cámara, tu objetivo son muy valiosos, son equipos muy costosos y tienes que cuidarlos. Mucha gente en vez de colgarse la cámara al cuello (CON LA TIRA QUE TRAE PARA ESO) lo que haces es que se la enrollan en la muñeca y eso no-está-bien. Si tienes tu cámara colgada al cuello está segura, está protegida. Los fotógrafos solemos ponernos en poses muy extrañas y rebuscadas cuando fotografiamos y si tienes tu cámara amarrada a la mano, cualquier movimiento puede hacer que termine en el piso. Por eso es SUPER importante que uses la cuerda que tiene con el propósito para el que creada.

Además de eso también es importante que la sostengas correctamente con las manos. Una mano en el cuerpo y la otra en el lente. Y no esto no es por capricho, de verdad. Sostener la cámara correctamente te ayuda a tener más estabilidad al momento de hacer tus fotos y por ende tener mejores fotos!

3.No te compares con otros fotógrafos

Cuando comenzamos con la fotografía es normal que tengamos muchos ídolos y muchas referencias. Y eso está súper bien, siempre y cuando no comiences a compararte con ellos. Es importante tener en cuenta que, como cualquier otra profesión, la fotografía es un arte que toma tiempo desarrollar. No puedes esperar que desde la primera semana estés haciendo fotos ultra profesionales como las de “ese” fotógrafo que has admirado toda tu vida. Sé humilde y paciente. Reconoce que eres un principiante, eso no es nada malo! Todo el mundo comenzó desde cero. El crecimiento vendrá, si eres constante y te dedicas, lo demás vendrá.

4.¡Practica mucho!

Este consejo viene un poco ligado al anterior. La fotografía toma tiempo y mucha dedicación. Como en todo, la práctica hace al maestro y es necesario que practiques mucho. Sal a tomar fotos, haz fotos a tus amigos, a tu familia, a tu perro, a tu gato, a la planta de tu sala. Recorre tu casa y haz fotos a los objetos que encuentres. Es necesario practicar constantemente para mejorar. Como dijo Henri Cartier-Bresson “Tus primeras 10.000 fotografías serán tus peores fotografías”. Y eso no es algo que digo para desanimar, sino todo lo contrario, para animarte a que vayas a practicar y pasar esas 10.000 fotografías!

5.Mantenlo simple

Cuando estamos comenzando con la fotografía y nos toca revelar o editar nuestras imágenes es muy fácil dejarnos llevar. Hay tantas herramientas, filtros y efectos que podemos usar que es muy fácil que se nos vayan las cosas de la mano y terminemos con una foto que parece cualquier cosa menos una foto. Hablando desde mi experiencia personal esto me pasó con los ajustes predeterminados de Lightroom.

Lightroom tiene un montón de ajustes predeterminados de brillo, temperatura, contraste, saturación, enfoque, viñetas, etcccccccc! Y a mi en mis inicios, me encantaban. Los usaba tooooodo el tiempo para todas las fotos que hacía y en su momento me parecía que quedaban geniales y hasta me frustraba por no saber yo misma hacer esos efectos tan cool. Y claro, cómo iba a aprender a hacerlos si nunca lo intentaba sino que iba directo a aplicarlos. Indistintamente de que ahora me parezcan absurdos y sobrecargados estos filtros, debí haber intentado hacerlos yo en vez de simplemente hacer clic a un botón y listo.

Si yo hubiera comenzado a experimentar con las herramientas de Lightroom por mi propia cuenta, seguramente mi progreso en el proceso de revelado y edición hubiese sido mucho más rápido y limpio. La simplicidad es tu amiga. No trates de sobrecargar tu foto con miles de efectos y filtros que encuentres en Internet. De entrada, intenta tener el mejor material al momento de apretar el obturador. Que la foto que salga de tu cámara sea lo mejor posible y ya verás como no habrá necesidad de compensar con filtros y efectos locos en la edición.

Anuncios