Lausanne, azul y sorpresas

Hoy fue nuestro segundo día en Lausanne. El dicho que reza “todo lo que sube tiene que bajar” debería ser al revés aquí: todo lo que baja tiene que subir. Lausanne es un rompecabezas de subidas, bajadas, escaleras y ascensores.

Comenzamos el día bajando hasta Ouchy, uno de los lugares más bonitos que he visitado en mi vida hasta ahora.  Quizás hubiéramos bajado más rapido si no fuera porque nos parábamos cada 5 pasos a ver un edificio o un café, cada uno más bonito que el otro.

Ouchy mafe roig photography

Ouchy es el puerto del lago de Laussane. El cielo, las montañas y el azul del lago se mezclan en uno solo y no alcanza la vista para ver dónde acaban. Hay cines, barcos, flores y crépes de chocolate.

Caminamos sin saber hacia donde mirar porque no nos queríamos perder nada.

Definitivamente queremos regresar para poder ver todo esto otra vez porque es simplemente, hermoso. Después de aquí tomamos el metro, que no tiene conductor y no hay máquinas para marcar los boletos porque aquí las cosas son diferentes y la gente también.

Fuimos a encontrarnos de sorpresa con mis tíos que tenía también 7 años sin ver. Comimos parrilla, tomamos fotos familiares y comenzamos a intentar ponernos al día.

Terminamos dando un paseo “nocturno” por el centro. En Lausanne los domingos no hay gente en las calles, todo está cerrado y en muchos momentos íbamos los tres solos caminando por las calles.

Por ahora a descansar porque de tanto subir y bajar ya no damos para más. Mañana a seguir explorando.

Feliz noche c:

Anuncios

Laussane, entre nubes y familia

Hoy fue nuestro primer día en Laussane, Suiza. Ok, en realidad estoy escribiendo esto el segundo día, pero después madrugar a las 5 de la mañana, aviones y trenes, no alcanzaban las energías para escribir a las 12 de la noche.

laussane mafe roig photography

Ayer fue un día muy especial. Estuve entre las nubes, escuché música a la vista de montañas nevadas desde la ventanilla del avión y vi a familia que tenía 7 años sin ver.

Lo que me ha llamado la atención de Laussane hasta ahora, es su arquitectura. Todos los edificios aquí parecen sacados de una postal. Los interruptores son diferentes, el agua sabe diferente, las campanas de la iglesia cerca de nuestro Airbnb cantan desde la madrugada avisando que ya el día comenzó y no tenemos tiempo qué perder.

El lago parece mar, las montañas abrazan el horizonte y el cielo es igual de azul.

Hoy toca seguir descubriendo. Ya les contaré.

Fin de Semana en El Campo

Un fin de semana en una casita en el campo donde solo se escuchaba el ruido de la fuente en el jardín era justo lo que necesitaba (y creo que sigo necesitando).

casita en el campo Mafe Roig Photography

Hace un par de semanas pasamos un fin de semana delicioso en una casa rural a las afueras de Barcelona.  Pasamos un fin de semana largo que se hizo muy cortito y la verdad es que me hubiese podido quedar un mes entero ahí y seguro no me hubiera aburrido ni un minuto.

Teníamos un jardín gigante para nosotros solitos con piscina y parrilla. Los perritos pudieron correr todo lo que quisieron y pasamos el 90% de los días afuera ¡Creo que solo entramos a la casa para dormir!

Y es que ¿cómo íbamos a estar adentro? Estábamos rodeados de naturaleza por todas partes, algo que no tenemos en la ciudad y que nos hacía muchísima falta. En esta casa no se escuchaba nada más que los sonidos del agua, de caballos que pasaban galopando cerca y de nuestra música.

No utilizamos la cocina para prácticamente nada. Todas las comidas las hicimos afuera en la parrilla y no nos importó comer rodeados de todo tipo de insectos. Tenía mucho tiempo que no me sentía tan tranquila como me sentí los días que pasamos en esta casita.

Aproveché para hacer muchas fotos y vídeos que se transformaron en el vlog más reciente de mi canal de YouTube. Se los dejo por aquí para que compartan conmigo un poquito de esos días.

Espero que les guste y que tengan muy feliz semana, c:

Viaje a Sevilla: Parte 2

Como lo prometido es deuda, decidí compartir hoy esta entrada sobre mi lugar favorito de Sevilla. Lo mencioné en el primer post que escribí sobre este viaje y aquí voy!

Mafe Roig Photography Sevilla

Parque de María Luisa – SevillaEl segundo día de nuestra estadía en Sevilla decidimos ir a conocer Plaza España. Aparecía mencionada en todas las guías turísticas de Sevilla y ya había visto fotos de amigos que habían ido, así que sabíamos que era una parada obligada.

Lo que nunca esperé que es que Plaza España fuera parte del parque más bonito que he visitado. El Parque de María Luisa se convirtió rápidamente en mi lugar favorito de Sevilla. No sé si fue la paz que transmitía, la vegetación, el ambiente en general o una combinación de todas esas cosas, pero cuando llegué, no me quería ir.

Tanto así que el último día antes de regresar a la estación de tren, decidimos volver a ir y poder recorrerlo de principio a fin.  Y justo ese día descubrimos el Monumento Becquer. Lo primero que llama la atención es el gigante ciprés de los pantanos (ahí descubrí que ese es su nombre) que se eleva metros y metros y cae por encima del increíble monumento de mármol que protagoniza la escena.

Mafe Roig Photography Monumento Becquer Sevilla

El “amor ilusionado”, el “amor poseído” y el “amor perdido”.

La glorieta está llena de flores y justo en frente del monumento hay un pequeño estante blanco en donde las personas dejan poemas, flores y libros en honor al amor. La sombra de las hojas, los rayos de sol que se filtran por las ramas, las flores, la composición del monumento y todo lo que representan hicieron de este sitio un lugar mágico para mi.

No saben cuánto nos alegramos de haber decidido aprovechar el poquito tiempo que nos quedaba antes de regresar a Barcelona para visitar este parque una vez más.

Aquí les dejo una recopilación de fotos. Espero que les gusten!

 

 

Viaje a Sevilla

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de hacer un viaje cortito, pero estupendo, a Sevilla con mis papás.

Sevilla Mafe Roig Photography

Nunca había ido antes y tampoco había escuchado mucho sobre Sevilla, así que no sabía qué esperar. No sé si fue eso (el ir sin expectativas) o simplemente que Sevilla es hermoso y ya. Sin más explicaciones.

El centro histórico de Sevilla parece sacado de un cuento ilustrado. Flores blancas, rosas, árboles lilas, edificios vestidos con cerámicas de colores, músicos y lectores apostados a la orilla del río Guadalquivir pintan un paisaje de ensueño.

La verdad es que me di un gusto haciendo fotos de Sevilla. A pesar de que estuvo bastante nublado la mayor parte del tiempo, al final creo que eso le dio un gustito especial a mis fotos. Además, nos vino bastante bien porque de hacer sol, no habríamos podido pasear tanto como lo hicimos.

Sevilla Mafe Roig Photography

Caminamos todo lo que pudimos y todo lo que nos aguantaron los pies. Visitamos los lugares obligatorios: La Giralda, La Catedral, Plaza España y todas las callecitas llenas de restaurantes y de tienditas de cerámica que los comunican.

Definitvamente creo que le tomé un cariño especial a Sevilla (algo que no esperaba que pasara). Este viaje me dejó con ganas de viajar más, de conocer más, de perderme en rincones nuevos y pasar horas leyendo la historia de los lugares que visite.

Mi lugar favorito de Sevilla fue el Parque de María Luisa donde está Plaza España. Me gustó tanto, que le voy a dedicar una entrada completa a él solito. Por ahora les dejo una galería con algunas de las fotos que hice este viaje.

Espero que les gusten.

Compañeros

Mafe Roig Photography

“El mundo nace en cada beso” Es es el nombre de este foto mosaico que decora un rinconcito de Barcelona.

Está conformado de la contribución de 4.000 mil fotografías enviadas por ciudadanos, personas que querían ser parte de esta obra de arte. La temática de las fotos es “momentos de libertad”

Mafe Roig Photography

Ahora todas estas personas vivirán como Compañeros en esta increíble obra mientras permanezca en el tiempo.

El Paso del Tiempo

Calles de Barcelona Mafe Roig Photo

Las calles de Barcelona son una mezcla muy particular del tiempo y miles de culturas. Casi todas las estructuras y edificios parecen sacados de libros ilustrados de historia, pero decorados con luces modernas, letreros brillantes y locales uno más pintoresco que el anterior. Puedes dar un paseo por una callecita completamente barroca llena de tiendas de tatuajes, té de burbujas y restaurantes veganos.

Cada vez que camino por uno de estos lindos callejones no puedo evitar pensar cómo lucían en su época de esplendor ¿Caballos?, ¿mujeres con grandes vestidos de encajes? ¿vivían aquí en el mismo edificio donde hoy hay una sex shop y un banco de semillas de cannabis?

Cada calle, cada rincón, cada callejón de Barcelona recuerda constantemente cómo pasa el tiempo.